Retorno Al Sueño Americano De La Mano De Un Kennedy

El País informes:

La política estadounidense debe mucho al mundo del entretenimiento. La noche del jueves, medio millar de personas se reunieron en un club nocturno de Salt Lake City, la capital de Utah, para escuchar a Robert F. Kennedy, Jr. El polémico abogado ambientalista y activista antivacunas, el tercero de once hijos del difunto senador Bobby Kennedy, se fijó como objetivo el Estado mormón para iniciar su camino a la carrera presidencial de 2024. Minutos antes de que Kennedy tomara el micrófono, Rufus McGee, un financiero de 41 años, abría una cerveza con la actitud de quien esperaba presenciar un espectáculo que le causaría una mezcla de morbo y fascinación. “Algunas de sus políticas están alejadas de la realidad. Me parece un tipo que viene de fuera de los márgenes y que habla sin que le importe mucho lo que opinarán de él”, asegura McGee.

McGee llegó a la discoteca Sky convertido en un huérfano político. Es uno de los millones de votantes que no sabe a quién apoyar en lo que podría ser el segundo round entre Joe Biden, de 81 años, y Donald Trump, de 77, en 2024. Tanto McGee como su novia, Chris, una ingeniera de trenes de 45 años, están registrados como republicanos. Es la única forma de que su voz se escuche en Utah, un Estado que vota sólidamente por republicanos moderados desde 1985. La pareja tiene una certeza: no votarán por Trump. “Simplemente no hay forma”, dice Christine, quien se describe como liberal.

Lea el artículo completo aquí.

Si te identifica este mensaje, suscríbete a nuestro boletín para obtener más información.